El Síndrome de Tourette

¿ Qué es el Síndrome de Tourette ?

                El síndrome de Tourette es un trastorno neurológico que se caracteriza por movimientos y sonidos involuntarios denominados “tics”, y comienzan normalmente a presentarse desde los 6 años y hasta los 18 años de edad, llegando a su máxima expresión en la adolescencia. No se ha identificado aún un gen específico que cause el trastorno de Tourette, pero la evidencia indica que es un componente heredado.  El ST es una condición crónica que persiste durante toda la vida. La mayoría de las personas presentan los síntomas más severos durante los primeros años de adolescencia, y el pronóstico de muchos pacientes después de pasada la adolescencia es una remisión casi completa de los tics, siendo un pequeño porcentaje que permanece con ellos o registra un aumento de los movimientos o tics fónicos. Los trastornos neuropsiquiátricos, permanecen durante toda la vida y no existe cura. La esperanza de vida no se ve afectada ya que no es una enfermedad degenerativa, aunque en algunos casos más severos sí es discapacitante.

                Existen tics motores y fónicos, los que, según su complejidad, se clasifican en simples o complejos. 

Los tics motores simples son movimientos repentinos, breves y repetitivos en los cuales están involucrados un número limitado de grupos musculares. Algunos de los tics simples más comunes incluyen el parpadeo, muecas faciales, encogimiento de hombros y sacudir la cabeza o los hombros, etc..

Los tics complejos son patrones de movimientos específicos que abarcan varios grupos musculares. Los tics motores complejos pueden incluir muecas faciales combinadas con torcedura de la cabeza y encogimiento de hombros. Otros tics motores complejos pueden parecer deliberados, incluyendo el olfateo o manoseo de objetos, saltar, brincar, agacharse o retorcer o doblar el cuerpo, dar vueltas al caminar, adoptar posturas inusuales, copropraxia (gestos vulgares), ecopraxia (copiar gestos).

Los tics vocales simples pueden incluir el aclarar la garganta, el olfateo/resoplido, gruñidos o ladridos. etc..

Los tics vocales complejos incluyen emitir palabras o frases, hacer cambios súbitos en la prosodia, palilalia (repetir sus propios sonidos o palabras), ecolalia (repetir el último sonido, palabra o frase de un interlocutor) o coprolalia.

Trastornos Asociados al Síndrome de Tourette. 

Muchas personas con el síndrome de Tourette experimentan trastornos asociados que lo acompañan durante toda la vida y pueden llegar a causar más sufrimientos y limitaciones que los propios tics.

Entre estos trastornos se destacan:

  • Trastornos obsesivo-compulsivos.
  • Trastornos de aprendizaje.
  • Ansiedad.
  • Alteraciones del control de impulso.
  • Alteraciones del sueño.
  • Conductas de autoagresión.
  • Disfunciones ejecutivas.
  • Alteraciones de la personalidad.
  • Síndrome oposicionista desafiante.
  • Déficit atencional con o sin hiperactividad (SDA).
  • (TDAH/TDA): en los niños suele preceder o acompañar la aparición de los tics.
  • Síndrome de Asperger.